lunes, 26 de enero de 2015

La edad no perdona ni a la bici

Este sábado, 24 de enero, salí de casa montado en la bici con la intención de hacer el recorrido por carretera Basauri/Dima/Basauri. Un recorrido sencillo, con algo de subida pero nada demasiado exigente. Lo malo fue que no miré el tiempo antes de salir y el resultado es que me puse unos guantes de invierno aptos para una temperatura muy superior a la que hacía. Si Además le sumamos la niebla...total que a la altura de Lemona me tuve que dar la vuelta porque no aguantaba mas el frío de las manos, tanto que no podía frenar siquiera.

En fin, aproveche para lavar la bici que tenía algo de barro acumulado, ponerle unas cámaras antipinchazos que compré hace tiempo y no había puesto aún, llevarla al taller a ajustar todo y engrasar bien. Una revisión general le viene bien de vez en cuando porque yo soy pésimo con la mecánica y tengo que cambiarle bastantes cosas (zapatas, cables de freno, latiguillos, cubierta trasera, ajustar frenos y cambios, centrar ruedas...) lo que me supone una factura considerable. Hay que tener en cuenta que mi bici no es, ni de lejos, muy buena y tiene mas de 10 años, por lo que no merece la pena gastarse en ella mas de la cuenta. Por eso no cambio la suspensión, que está estropeada, pero no esperaba otra noticia:
La cadena está estirada mas de 3 cm.!!! lo que ha hecho que los platos y los piñones se hayan desgastado por lo que hace falta cambiar toda la transmisión. En el fondo la esperaba, pero no puedo ahora mismo afrontar el desembolso que supone y no creo que merezca la pena invertirlo en esta bici.

Aguantaré así porque no da demasiados problemas por el momento. Hasta que se parta la cadena y debido al desgaste que llevan los platos y piñones cuando ponga una nueva saltará el cambio sin remedio. Entonces me veré obligado a no se...pero no creo que pueda cambiar de bici ahora.

lunes, 19 de enero de 2015

Subida la Ganeko

Hoy ha tocado por fin subir al Ganeko desde Basauri. Salgo a las 7:30 que todavía es de noche, por eso llevo prendas reflectantes y luces. La idea inicial es salir y en función de cómo se vea el día decidir porque dan bastante malo, pero al final no es para tanto. Un poco de frío y algo de viento pero nada más, ni gota de lluvia. Luego en la parte final del Ganeko será otra cosa. Muchísimo aire gélido, nieve, algo de hielo, barro, casi el pack completo.

De Basauri voy por Bolueta a la Peña y subo directo hacia el Bilbao Arena de Miribilla, por la acera porque la subida es sentido de bajada. Sigo por San Adrián para subir el Pagasarri por Larraskitu. Paro en el parking de Igertu, un poco antes del desvío de San Roque, para quitar luces y chaleco reflectante.
Empiezo a subir por la pista y lo hago prácticamente solo porque es temprano y todavía ha venido poca gente, la vuelta habrá que hacer el descenso muy despacio por la cantidad de gente que sube al Pagasarri, sobre todo si hace buen día. Esta vez cojo el desvío hacia la campa de Txus y rodeando el Pasarri hasta un cruce que me lleva hacia Zollo (o hacia la campa del Pagasarri en el otro sentido). Poco después de coger este desvío me voy a la derecha por un camino al que hay que subir la bici a hombros tres pasos y sigo por el camino de la fuente del Espino. Este camino es muy bonito pero desgastará bastante porque es muy pedregoso y hay una serie de pasos en los que habrá que bajarse de la bici hasta llegar a Kurtziaga.
Luego viene un tramo de pista cómoda hacia Galarraga hasta el desvío que indica la subida al Ganeko y aquí se acaba la "paz" y empieza el "infierno"; 2,5 km de pendientes que llegan a rozar el 30% y algunas zonas mas ciclables.
Una vez en la cima no me puedo entretener a hacerme fotos, sólo a ponerme el chubasquero porque hace un viento helado que me impide terminar montado en la bici, además hay unos 20 cm. de nieve. Así que bajo (andando al principio debido a la nieve) por la cara noreste lo mas directo al Pagasarri. Ojo con esta bajada, es bastante peligrosa, sobretodo húmeda o con hielo, nieve y mucho barro como ha sido mi caso, pero con cuidado pude hacerla casi al completo sobre la bici. Al terminar este trepidante descenso me encuentro casi en mismo sitio donde cogí el desvío de la fuente del Espino, pero ahora hacia la campa del Pagasarri.
 Una vez allí la vuelta a casa será prácticamente por el mismo sitio, agotado, muerto de frío, mojado, pero muy contento por haber subido al Ganeko.

Una subida dura y bajada complicada en algunas ocasiones, pero preciosa, sin duda merece la pena. IBP=150.